03
Dic
07

Cristo, yo creo en tí – Crystal Lewis

Anuncios

2 Responses to “Cristo, yo creo en tí – Crystal Lewis”


  1. 1 librepensamiento
    diciembre 11, 2007 en 12:42 pm

    Un barbero, que estaba entablando una conversación acérrima con su esposa, mantenía su posición respecto a la inexistencia de Dios. La esposa, acostumbrada por los comentarios, ignoró la situación, pensando que sería el mismo tópico que han debatido durante el matrimonio y que siempre cada uno mantiene una posición antagónica respecto al tema. A pesar de ello, están bien.

    Un día, la mujer enfermó.

    -Su enfermedad, querido señor, es incurable. Ni los más especialistas ni los mejores doctores del mundo pudiesen arreglarlo -dijo el doctor al esposo.

    El esposo, en plena desesperación, optó por orar y mencionó estas palabras:

    -Yo no creo en un Dios, pero si es cierto que haces milagros maniféstate aquí, mejorando la salud de mi esposa. Te juro que si haces eso seré un seguidor, fiel y propagaré tu palabra hasta donde mi voluntad y conciencia me lo permita.

    Un par de semanas después la mujer mejoró. El esposo, de inmediato, pensó que era un milagro, que en realidad Dios existía, así que comenzó a leer la Biblia, a explorar documentos que para él eran inexistentes e inservibles.

    Leyó tanto, tanto historia de la humanidad, teorías sobre la creación del humano, etc. que llegó hasta los griegos, romanos, culturas orientales. Se dio cuenta que el judaísmo es producto de una fusión entre la moral romana y ciertas características de la griega, asimilando que, asimismo, el cristianismo es producto de una religión monoteísta, la única que existía previo su existencia.

    Sus lecturas interesantes siguieron, hasta llegar a la ciencia. Exploró todos los documentos que se pudiesen sobre la Tierra, cómo funciona, qué mueve al humano. Un tema central en su mente, que era muy imposible descifrar e inclusive nunca se había planteado la cuestión, se le vino: el alma.

    A menudo se preguntaba, sin respuesta:
    -¿Puede concebirse el alma?

    Cauteloso, se remontaba a la Biblia, veía los fragmentos en donde hablaban sobre ello. Ella contenía todas las respuestas. Era todo un manual para la humanidad.

    Así que cumplió su palabra: rezaba a Dios, propagaba la idea en la medida de sus capacidades. Pero sus lecturas no terminaron. Sentía que no tenía una prueba suficiente de la existencia de la deidad. La razón de su creencia era por puro orgullo de la promesa.

    Pero un día, cuando iba camino a la Iglesia, vio que un pequeño se cayó. Él, aturdido, acudió de inmediato a auxiliar al niño. No se sabía con qué había tropezado el pequeño. Así que dijo hacia sí: “Todo efecto tiene una causa. El niño, al caerse, tuvo que haber tenido una razón para haberse caído: una piedra, movió de forma dispareja el pie. Algo”

    Cuando entró a la Iglesia el sacerdote dio su discurso. Esta ves se trataba de que Dios creó todas las cosas, que él era el creador único y absoluto de todo lo que nos rodea y de nosotros mismos.

    Con cierta minuciosidad pensó: “Todo efecto tiene una causa. La Tierra es el efecto de la acción de Dios; muy bien. ¿Y esto no se puede aplicar a Dios?¿Dios no tuvo un efecto? ¿puede concebirse un efecto sin una causa?”

    Al terminar la misa, él se dirigió al padre y le dijo:

    -Señor, no me desmentirá que todo efecto tiene una causa

    -No, hijo. Todo tiene una causa -dijo con la voz pasiva y calmante de un sacerdote

    – Si un niño se cae, tuvo que haber tenido un móvil que haya provocado ese accidente. Si un paciente se enferma, tuvo que haber tenido una causa por la cual haya existido una enfermedad. Al que tiene SIDA, le dio por haber tenido sexo sin protección con una persona que poseía el virus o bien, pudo haber sido heredado.

    -Estoy de acuerdo -dice el sacerdote.

    -La Tierra es efecto de Dios. Él la hizo ¿cierto

    – Es verdad

    – Pero Dios ¿tiene una causa?

    -Dios no se rige por las leyes de la lógica ni de la naturaleza

    -Suponiendo que es cierto, entonces ¿Se puede concebir que algo haya existido SIEMPRE? “Siempre” es una palabra fuerte. Cuando se emplea se hace infinito su significado. Es imposible que algo haya existido siempre, pues no se puede concebir algo de tal magnitud.

    El sacerdote, con cara de enojado, le dice:

    -¿A Dónde quieres llegar?

    -Solamente quiero mantener una posición de la VERDAD. Lo que quiero es saber si puede concebirse algo así…

    ________

    Esto lo escribí espontáneo. Esperaba a que comentaras acerca del texto que puse en mi blog, para estar seguro que crees en algo que conoces.

    Saludos

  2. 2 yasmin
    enero 27, 2008 en 12:25 pm

    Es algo logico lo que el señor pensaba y como buscaba una respuesta, pero Dios es un ser Existente en si mismo, la causa de Dios es su propia existencia. Si Dios no existiera que seria de nosotros? grasias a El tenemos la oportunidad de cambiar,transformar y reconstruir todo lo con nuestras propias manos hemos destruido en nuestra vida.Por eso lo amo y creo que le hallo cada dia, cada minuto cada instante El esta disponible para mi.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Estadísticas

  • 1,135,341 hits

Suscríbete al Feed


suscribete.jpg

a

PUBLICACIONES X MES

Planeta de Blogs Cristianos Blogs Dominicanos
Get great free widgets at Widgetbox!

Mis fotos de aficionada

bny.jpg
Tomado del blog: vicabrera.blogspot.com

ARCHIVES / ARCHIVOS

diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: